Tecno
Asia

Así es Shenzhen, la ciudad que se convirtió en el Silicon Valley chino

En 40 años, pasó de ser un pueblo de pescadores a una metrópolis líder en tecnología y cuna de algunas de las empresas más importantes del sector.

por Aye Iñigo | Julio 11, 2018

Sentados frente a su moderna oficina vidriada de Silicon Valley, quizás muchos de los “geeks” de bermudas coloridas y lentes de pasta que trabajan ahí no sepan que su codiciado lugar de trabajo –considerado el centro mundial en el desarrollo de alta tecnología– tiene ahora un competidor muy fuerte que está creciendo a pasos agigantados.

Se trata de Shenzhen, una ciudad china de la costa de la provincia de Cantón. Ubicada al sur del delta del río de las Perlas, muy cerca de Hong Kong, esta húmeda y calurosa urbe de más de 10 millones de habitantes tiene el PBI más alto de toda China continental, posee más de 8.000 empresas nacionales de hi-tech y alberga a 275 de las 500 compañías más importantes del ranking Fortune 500, como IBM y Microsoft. Además, fue ahí mismo donde vieron la luz colosos como Huawei, el segundo productor mundial de smartphones, y Tencent, creadora de Wechat (la versión china de Whatsap), que cuenta hoy con mil millones de usuarios.

“Hace 40 años, Shenzhen era sólo un pueblo de 30.000 habitantes. Hoy, junto a otras importantes ciudades de Cantón, nos convertimos en una de las provincias más influyentes de toda China. Gente de todo el país quiere venir a vivir aquí, y también muchos extranjeros”, cuenta orgulloso Yao Weizhi, vicedirector de la oficina de asuntos exteriores del gobierno de Shenzhen. Y lo que dice es cierto. Según datos oficiales, el 95% de sus residentes vienen de otras partes de China y hay más de 20.000 extranjeros llegados de 127 países entre los que se encuentran Rusia, Francia, Inglaterra o Corea.

Paseando en la noche por las calles de Shenzhen, parece irreal pensar que esta ciudad fue alguna vez una pequeña localidad donde sólo había pescadores y arrozales. En su centro, grandes espacios verdes conviven con altos y modernos edificios luminosos al mejor estilo Times Square, hoteles 5 estrellas y una red de subterráneo ultramoderna. En 2017 había 49 edificios que superaban los 200 metros de altura y el metro cuadrado para vivir allí rondaba los 6.500 dólares.

¿Pero cómo fue el proceso de un cambio tan drástico? En 1980 China estaba adentrándose a gran velocidad en una política de “reforma y apertura”, que buscaba liberalizar la economía socialista y abrir las puertas al juego del mercado. Deng Xiaoping, líder máximo del país en aquel tiempo e impulsor de la reforma, decidió establecer ese año en Shenzhen la primera zona económica especial de China, convirtiéndola así en la punta de la lanza que lideraría al país asiático hacia la modernización.

Desde entonces nada ni nadie detuvo su crecimiento. En los últimos ocho años, sus funcionarios lograron un apoyo financiero de más de 70 millones de dólares para desarrollar sectores claves como internet, tecnología de la información, biotecnología y energías renovables. Además, en 2018 se anunció una inversión de 17.800 millones de dólares para profundizar la mejora del medio ambiente. La ciudad cuenta hoy en día con 921 parques, 53 millones de metros cuadrados de edificios verdes y 67 mil vehículos de nuevas energías. La calidad de su aire es buena durante 354 del año, un número más que alentador si se lo compara con ciudades como Beijing, cuyo grado de contaminación es muy elevado.

¿Quiénes son los líderes de esta revolución?

Según la Hurun Rich List of China, Shenzhen cuenta con 50.400 millonarios relacionados al sector de la tecnología, y es la cuarta ciudad china con mayor cantidad de ricos. Entre las empresas más poderosas que tienen su base allí se encuentran Huawei, ZTE, Tencent, Hytera, BYD y DJI, sólo por nombrar algunas.

“Ya estamos en el puesto 70 de las mejores empresas de todo el mundo”, detalla Guo Fulin, encargado de Relación Pública y Mercadeo de Huawei. Y agrega: “Tenemos 13 instituciones de investigación en diversos países, pero nuestra red de servicio global se apoya en Shenzhen. Hemos mejorado el empleo local y contribuimos mucho al desarrollo de la ciudad”. Este gigante de la tecnología móvil vendió 1400 millones de smartphones en 2017 y es la tercera compañía más importante en el rubro, luego de Apple y Samsung. Este año, sus investigaciones se están centrando en el desarrollo de brazos robóticos para uso en la medicina, drones y tecnología 5G.

The Sham Chun river marking the border between residential and commercial buildings in mainland China, right, and farmland in Hong Kong is seen from the observation deck of the KK100 tower in Shenzhen, China, on Wednesday, Sept. 20, 2017. China is on a city-by-city campaign to rein in house prices and limit the risk of bubbles. Photographer: Qilai Shen/Bloomberg china  Rio Sham Chun campaña ciudad por ciudad para reinventar el riesgo de burbujas vista vistas aereas de la zona

Otra de las compañías que tiene su filial central en Shenzhen es DJI, la empresa líder mundial en el desarrollo de drones civiles y tecnología aérea. Sus innovaciones se utilizan en más de 100 países (entre lo que figura Argentina) en áreas tan diversas como el cine, la agricultura, las emergencias ante desastres naturales y la construcción. Desde 2016, invirtieron más de 40 millones de dólares en la búsqueda de talentos en el área de la robótica.

Algo similar sucede con BYD, compañía de hi-tech que se fundó en 1995 y ya cuenta con 220.000 empleados, más de 30 parques industriales en seis continentes y una cotización en bolsa por 100 mil millones de yuanes. Su fuerte son los automóviles y las redes de transporte a base de nuevas energías, lo que los convierte en un aliado clave para la lucha contra la contaminación y la protección del medio ambiente.

Tags China
6 remedios caseros para combatir a las enfermedades invernales
Artículo anterior 6 remedios caseros para combatir a las enfermedades invernales
Artículo siguiente Con las manos en la masa: le mandó comida a domicilio y descubrió que su novio le era infiel
Con las manos en la masa: le mandó comida a domicilio y descubrió que su novio le era infiel